Lázaro, levántate y…

¡Buenos días!

Dos entradas en una semana no son de lo más habitual en nuestro blog pero es que estamos muy contentos, y bíblicos. No es que las cosas nos estén saliendo a pedir de boca. Es más, los problemas se nos multiplican  cada día, pero ya estamos acostumbrados y nos lo tomamos con filosofía.

La cuestión es que el 9121 empieza a darnos algunas satisfacciones, además de los habituales quebraderos de cabeza. Esta semana ha sido muy positiva. Aún nos quedan un par de ajustes con el inversor. Pero como ya os enseñamos en el vídeo anterior con un eje del ex-Wismar «flotando» y girando a la vez, por fin pudimos probar todos los elementos de tracción de una sola vez detectando y eliminando fugas de lubricante. Restaban esos ajustes del inversor y las últimas reparaciones del sistema de frenos para poder encarar la primera prueba dinámica con el automotor. Llevamos muchas horas dedicadas a este trasto, y nos quedan muchas horas (quién sabe si más) antes de que se pueda dar por concluida esta restauración; pero poder enseñaros este vídeo  nos da muchos, muchos ánimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *