Nuestra historia

Los trabajos de AREMAF comenzaron al poco de nacer (en diciembre de 2000), fecha en la que llegamos a un acuerdo con el Museo del Ferrocarril de Delicias para restaurar uno de los vehículos situados en la ampliación exterior del Museo. Se trataba de la dresina de Control Geométrico de Vía nº 3, serie 008-002-8. En menos de un año, los trabajos de la dresina estaban terminados. Aunque esta restauración fue puramente estática, nos sirvió para aprender determinadas técnicas y además incorporar nuevos socios y herramientas a nuestro inventario.Con el primer éxito de restauración y las ganas de seguir haciendo cosas, continuamos con otro vehículo: la grúa del Taller de Material Fijo de Villaverde Bajo, que pudimos exhibir en la Jornada de Puertas Abiertas del Museo del Ferrocarril en el año 2001. Éste vehículo es de la década de los 60, autopropulsado, con motor Ebro E4 y de 41 toneladas de tara, puede soportar un peso de 6 toneladas. Está en orden de marcha y año tras año, la jornada de puertas abiertas del Museo deleita a mayores y niños con su fantástico funcionamiento.

En ese mismo año, conseguimos fletar un tren conjunto a una universidad con más de 200 voluntarios para ir a Laxe (A Coruña), a ayudar a limpiar las playas por causa del petrolero “Prestige”, una experiencia inolvidable.

En 2003, AREMAF se embarcaba en un nuevo y ambicioso proyecto, sin dejar de lado el mantenimiento de los vehículos y la conservación de material de vía. La colaboración con C.I.F.V.M. para la puesta en marcha del Museo del Tren de Arganda. Un nuevo museo vivo, que se basa en viajes turísticos con material histórico que evoca otras épocas por un tramo de la línea del antiguo Ferrocarril del Tajuña. Al principio nos comprometimos a restaurar y adaptar un furgón procedente del Ferrocarril de la Robla, colaboración que terminó por extenderse al resto de labores que se desempeñan en el museo, como trabajos de vía, mantenimiento de los vehículos y aportando personal de tren y maniobras (guardafrenos, guardagujas, interventores…). Después de muchas jornadas de trabajo, el día 4 de mayo de 2003 tuvo lugar la inauguración de dicho museo, y desde entonces hemos mantenido con C.I.F.V.M. una estrecha y grata colaboración.

Al mismo tiempo, AREMAF emprendió un nuevo modelo de colaboración con el Museo del Ferrocarril. No sólo siguió participando en las Jornadas de Puertas Abiertas, sino que además asesoró aportando información y solicitó la preservación (junto con otras muchas personas anónimas y asociaciones como Don Pelayo, desde Asturias) de la locomotora 352-009. Para ello, AREMAF solicitó ante la Comunidad de Madrid la declaración del vehículo como Bien de Interés Cultural, realizando llamadas a la Presidencia de Renfe. Se reunió con el Jefe de Ingeniería de Patentes Talgo y viendo que todos los esfuerzos no llegaban a tiempo, varios socios de AREMAF se personaron en las instalaciones de Las Matas con la documentación que admitía a trámite la posible declaración de esta locomotora, aplazando así el inminente desguace.

El Museo del Ferrocarril obtuvo finalmente la propiedad de la 2009-T que está actualmente cedida a AFEMAT, Asociación de Amigos del Ferrocarril de Las Matas.

En 2007 AREMAF contactó con Correos para evitar el desguace de los dos únicos furgones postales que esta entidad conserva para su Museo Postal. Una rápida intervención de varios socios y una fluida comunicación con los responsables de Correos logró evitar el desguace de los dos furgones postales. Tras una propuesta de restauración por parte de la asociación, los vehículos fueron restaurados por Siderúrgicas Requena y son actualmente custodiados por AZAFT, Asociación Zaragozana de Amigos del Ferrocarril y Tranvías. Por otro lado, ya en 2008 Renfe procedió a la retirada de la subserie 600 de las locomotoras 269 “japonesas”. AREMAF ha colaborado tanto con el Museo del Ferrocarril como con la Fundació dos Ferrocarrís de Galicia para preservar para sus fondos las 269-604 y 269-601 respectivamente. Actualmente, la 604 está debidamente custodiada y mantenida por la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Madrid (AAFM).

En todo este tiempo, AREMAF no ha cesado de realizar visitas a instalaciones y exposiciones ferroviarias; como el TCR de Villaverde Bajo;  el Eurorail Speed 2002 celebrado en Chamartín, el Puesto de Mando de Metro de Madrid en Alto Arenal; Las cocheras de la EMT de Fuencarral (hoy en día de autobuses y antiguas cocheras de tranvías); la feria internacional de ferrocarriles Railforum 2006, en 2008 visitando “Andén 0” el nombre tras el cual Metro de Madrid ha convertido en visitables la antigua estación metropolitana de Chamberí y la sala de motores de Pacífico. Tampoco ha faltado a las ediciones de “Toral en tren”, fiesta ferroviaria en la que todo el pueblo viaja, disfrazándose y viviendo, a los años de esplendor del ferrocarril en nuestro país.

También, entre tanta visita ferroviaria, se ha tenido tiempo para el propósito de la asociación,  la restauración de diverso material ferroviario, como cuadros de mando, señalización ferroviaria, relés de vía, aceiteras, relojes, etc. Mucho material que se encontraban en basureros o donaciones de amantes a este medio de locomoción. Se ha participado en varias ediciones del “Tren de la Fresa” y “Tren de la Navidad”, ayudando en todo lo posible al correcto funcionamiento para que todo el mundo disfrute de este medio de transporte.

IMG-20160211-WA0012En la actualidad, dos proyectos abarcan a los socios. Uno de ellos es la conservación del tractor de maniobras 301.006 “MeMe”, y la restauración integral del automotor RENFE 9121 (590-121 (RENFE 9121; RENFE 9021; Norte WMG.51), adaptado para jefe de 1ª zona. Este automotor era de la compañía NORTE. Denominado comúnmente “Zaragoza”. Actualmente la restauración se encuentra en una fase muy avanzada permitiendo tener el vehículo prácticamente operativo al 100% y restando tan sólo elementos vinculados al interiorismo y el acabado exterior.

A día de hoy seguimos trabajando, creciendo y disfrutando con nuestra afición e intentando abarcar nuevos proyectos para así, poco a poco, seguir conservando nuestro patrimonio ferroviario.

No se admiten más comentarios