¿Vacaciones? ¿Qué es eso?

Ya pensábais que nos habíamos ido de vacaciones, ¿eh? Pues no, porque aunque hace ya casi dos meses que no os contamos cómo nos va, no hemos dejado de trabajar como auténticos brutos en nuestros dos «cacharros» (los llamamos así cariñosamente). Os teníamos un poco olvidados, pero no os preocupeis, que volvemos a daros la brasa un rato. En AREMAF; las vacaciones sirven para dejar de ir al trabajo (ese por el que sí nos pagan).Leer más

El impermeable

Hoy me estreno en el blog con éste post a propósito de las últimas novedades que rodean a nuestra Asociación y la actividad, que no es otra que, como sabéis, arreglar todo aparato ferroviario antiguo que nos dejen meterle mano.

Como éstos dias el tiempo ha estado muy variable, y la lluvia aparecía y se iba como el Guadiana, hemos aprovechado para comprobar la permeabilidad del protector que pusimos en el techo al automotor 9121. Y qué mejor que probarlo justamente el dia en que no caía ni gota del cielo, así que tuvimos que hacerlo manguera en mano, con un resultado plenamente satisfactorio. Podemos decir que tenemos techo de automotor para los restos de los restos.

También hemos tenido oportunidad de volver a arrancar el fabuloso motor Barreiros del 9121, que llevaba una temporadita sin actividad, y haciendo honor a la fama del constructor, no habiamos terminado de apretar el botón de arranque cuando ya estaba funcionando.

Otro que arranca a las mil maravillas es el «meme», que éstos dias anda afanado en las tareas de sacar al 9121 de su nueva ubicación dentro del Museo siempre que necesitamos ponernos a currar en él.

Automotor 9121 – Zaragoza

inversor zaragoza¡Y de la neumática del 9121 tampoco nos olvidamos! Para que quede constancia gráfica de cómo nos dejamos la piel en el pellejo por devolver a la vida cada una de las piezas del circuito (infernal) del aparato, he aquí una imagen del mando del inversor, en proceso de reparación.

 

¡Saludos compañeros!

Operación Goma-2

Bueeenas:

¿Qué tal? Al menos hoy en Madrid ha hecho buen día. Así que hemos dado un buen apretón para completar la capa de clorocaucho del techo del Zaragoza. No se ha dado mal la cosa: éramos la misma cuadrilla arriba y nos vamos apañando con más soltura.Leer más