Masticando polvo

Un sábado más, sin importar si es agosto, si hace calor o frío, o llueva, o nieve, los chicos de AREMAF se enfundan en su ropa de trabajo para seguir con el laborioso trabajo de arreglar el automotor.

Hoy hemos seguido saneando chapa. Mucha lija, mucha radial y mucha masilla vieja agrietada que quitar. Calculamos que debe de pesar una tonelada menos con toda la masilla vieja que hemos quitado. Por fin podemos decir que tenemos los dos testeros saneados. Ya sólo nos queda lijarlos y darles la masilla que pidan, que será mucha, porque parece que cuando lo fabricaron, cogieron las chapas más abolladas que encontraron.

Además, hemos conseguido desmontar las cuatro puertas laterales, y las hemos lijado y saneado convenientemente. Éstas sí que ya están listas para imprimar.

Hoy, dos fotos. En una vemos a un servidor masticando polvo a pesar de la mascarilla y las gafas, y en la otra el puesto de trabajo avanzado que hemos instalado para el tratamiento de las puertas. Dicho en cristiano: dos borriquetas y la puerta encima.

Saludos veraniegos.

Publicado en AREMAF.

Deja un comentario