Pasa y cierra la puerta, por favor

¡Hola a todos/as! Pues sí, aquí seguimos. Mientras algunos os habéis ido de vacaciones, otros estamos levantando España.

Hoy venimos con una novedad. Bueno, en realidad, dos. ¡Ya tenemos las puertas de las cabinas! Nuestro socio Antonio se llevó las puertas a su taller y se lo ha currado de lo lindo y nos las ha reparado. Estaban totalmente podridas por la parte de abajo, y con mucha paciencia y mimo, casi las ha reconstruído. Así que hemos aprovechado para sanear todos los óxidos y pinturas viejas, enmasillarlas y montarlas en su sitio. ¡Ya podemos cerrar las puertas!

También nos ha traído un par de rejillas de los frontales. Daba penita verlas cuando se las llevó, pero ahora da un gustirrinín importante. ¡Y eso que sólo las ha imprimado! Parecen nuevas.

Con el resto del automotor, pues ahí estamos. El proceso masilla, lija, masilla, lija, masilla, lija, masilla, lija, masilla, lija, masilla, lija, y-así-hasta-que-quede-una-cosa-decente, sigue su curso, al igual que, incansables, lo hace el curso de los ríos de esta nuestra querida geografía. ¡Qué bonito!

IMG_20110716_181328

Pero no nos hemos quedado ahí. Hemos saneado los marcos de la ventanas frontales (bueno, sólo del lado motor) y las hemos montado. Así que ya nos podemos despedir de los plásticos cutre-salchicheros para que no entrara agua, que además, habían quedado un poco de aquella manera después de la limpieza fecal del sábado pasado.

Bueno, que me enrollo, aquí está la foto del día. Hala, no paséis mucho calor estos días. Nosotros, seguiremos dando el callo.

Publicado en AREMAF, Automotor 9121 (Zaragoza).

Un comentario

Deja un comentario