Y venga chapa

Hola a tod@s, ¿Cómo va todo? Por aquí ya estamos de nuevo a pleno rendimiento. Este sábado apuramos la jornada de trabajo hasta el final. Tanto es así, que se nos olvidó actualizar el blog y lo hemos dejado para hoy lunes.

Aunque empezamos sólo dos, antes de comer (pollo asados los tradicionales, pizza los internacionales) ya éramos cuatro y a última hora apareció más gente por allí, así que pudimos repartirnos el trabajo entre varios y la jornada cundió mucho.

La tarea más importante, la que nos ocupó la mayoría del día fue la de sanear la carrocería. Parece que estamos muy pesados con el tema, o que somos muy torpes –que puede ser- pero es que estamos haciendo un trabajo de chinos, porque hay zonas llenas de desconchones y abolladuras. En algunos casos pudiera ser más recomendable otros métodos, pero ni tenemos los medios ni queremos meternos en jaleos de cortar piezas de chapa y sustituir las antiguas. Así que masilla y espátula.

08102011026

Hubo trabajos complementarios como eliminar adherencias de cintas de embalar, precintos y otros medios empleados para tapar las ventanas cuando no hubo cristales, pegatinas y otras cosillas. Hemos encontrado un producto mágico que levanta todos los restos de pegamento y demás de maravilla. Tanto es así que deja la chapa en la pintura original. Si lo llegamos a saber rociamos todo el automotor y lo dejamos en plata y verde en un periquete ;-). No vamos a hacer publicidad a nadie gratuitamente pero como pista diremos que es la marca que empieza por LOC, acaba por TITE y que es un quitajuntas. Vosotros veréis si queréis atacar cabos.

08102011029También hemos conseguido sacar las barras pasamanos de las puertas de acceso al vehículo. Parece una chorrada pero queríamos respetar la tornillería original y eso nos ha costado bastante. Vamos que se ha llevado por delante medio bote de 3 en 1 y un par de puntas del “destor-golpe” y la paciencia del bueno de Isaac. Al final de la tarde el tío se sentía victorioso con las barras en la mano como José Tomás con dos orejas en Las Ventas. Ha sido muy útil esto de quitar las barras porque en los anclajes han aparecido unas corrosiones muy serias que ya hemos empezado a tratar.

¿Qué más? Ah sí, la lona. La lona había salido volando con los primeros vientos del otoño –que se resiste a llegar del todo- y nos había dejado al 9121 a tiro para los “proyectiles” de las palomas. Decidimos que también era bueno arrancar la grúa, que ya le tocaba hacer un poco de ejercicio físico, que es el mejor de los mantenimientos y revisar como iba su batería. Sacamos dos conclusiones:

  1. La batería que le tenemos asignada ya está cargando para hacer bien los deberes, porque intuimos que pronto le tocará exhibición. Para arrancarla recurrimos a otra (aún nos duelen los brazos con el intercambio de pilas en la grúa).
  2. La lona con la ayuda de la grúa se pone divinamente.

Hemos dejado la lona del Zaragoza , como dijo aquel, atada y bien atada, hasta con un par de bridas porque las cuerdas ya están pasadas. Esperemos no tener más sustos. El propio automotor va cobrando mejores formas y ya se le está quitando la “celulitis”. Nosotros más animados y con ganas de guerra. Al final del día, cuando ya estábamos cambiados, apareció el Tren de la Fresa. Nos dio tiempo a saludar al personal y marcharnos a casa.

En fin, que así están las cosas. En nuestro perfil de facebook subiremos alguna fotillo más.

Saludos a tod@s.

Publicado en Automotor 9121 (Zaragoza) y etiquetado , .

Deja un comentario